Retos del talento humano frente a la IA

Resolver eventos imprevistos requiere inteligencia real. Miguel A. Salichs Por Eunice Marcial Barba

Hoy nadie es ajeno a los beneficios que la Inteligencia Artificial aporta a la vida diaria de las organizaciones y las personas, por lo que sus estimados de crecimiento son contundentes, cada día son más los centros de atención y servicio operados por bots; las tecnologías emergentes que comprende la inteligencia artificial (IA) están impulsando la creación de nuevas herramientas y prácticas.

Es cada vez más común enfrentarnos a ChatBots que responden preguntas y resuelven a las organizaciones tareas repetitivas para las que anteriormente se requería de muchas personas; así vemos que con capacidades que aplican a un sin número de tareas empresariales, aportan beneficios a los empleados, clientes, proveedores y todo tipo de usuarios; ofreciendo eficiencia y facilidad de uso.

Actualmente clientes, en beneficio de las empresas de las que adquieren productos y servicios trabajan buscando precios, comprando, haciendo pagos y llenando formularios. Esto lo asimilamos en nuestra vida diaria y sin darnos cuenta hace ya tiempo que interactuamos con máquinas para procesos cotidianos. Sin embargo, la pregunta es ¿qué sucede en su organización? y ¿cómo afecta a su negocio y qué debe hacer diferente para aprovecharla? ¿cómo se está preparando su organización para enfrentar los cambios que la tecnología impone cada día? ¿qué talentos requieren estos nuevos tiempos?

Las máquinas son solamente herramientas que ayudan al ser humano en tareas para las cuales, comparadas con ellas, somos ineficientes, simplemente lo hacen mejor, sin embargo, siempre serán una herramienta… no la competencia. ¿porqué?

1.    Hasta ahora, ninguna inteligencia ya sea natural o artificial es capaz de resolver todos los problemas que se presentan.

2.    La Inteligencia Artificial es diferente a la humana, y nunca tendrá los matices que ésta aporta.

Así que las personas seguirán haciéndose cargo de actividades que involucren creatividad, adaptación, empatía, resiliencia, comprensión; por eso en ramas como la salud; siempre habrá doctores, las máquinas harán los diagnósticos e incluso recomendaciones de tratamiento – y en este campo se han logrado avances extraordinarios- pero el médico seguirá siendo la interfaz entre el paciente y la máquina, aportando la empatía y apoyo requerido frente a diagnósticos adversos. En un contexto empresarial, la IA nos aportará básicamente complejos datos estadísticos con miles o millones de variables y análisis predictivos, mercadotecnia personalizada, generación de pedidos, prevención de fraudes… pero al final la inteligencia humana será la que organizando todos estos datos tomará las decisiones después de un análisis de situaciones que hasta el día de hoy las máquinas son incapaces de realizar.

Las organizaciones seguirán requiriendo de talento que haga la diferencia aportando lo que hasta ahora ninguna IA ha conseguido.

De acuerdo al estudio “Tecnología en el trabajo 2.0: el futuro no es lo que solía ser” de la Universidad de Oxford, los 3 insolubles de la automatización hasta el día de hoy son:

Ø  la percepción y la manipulación

Ø  la inteligencia creativa

Ø  la inteligencia social

 

Las personas contamos con mecanismos mentales poderosos; las máquinas, aún con su capacidad de cálculo y de procesamiento de información no son capaces de procesar de manera tan compleja como el ser humano. Esto lleva a las organizaciones a requerir de talento humano, que complemente lo que la tecnología hace hoy, para ofrecer a sus clientes productos y servicios competitivos en el mercado.

El reto para las organizaciones de hoy es en dos sentidos:

Desarrollar en su equipo de trabajo las competencias requeridas para que la IA se convierta en una realidad competitiva para su empresa, por tanto, contar con el talento humano capaz de implementar IA en sus diferentes procesos.

Desarrollar las competencias soft que complementarán los resultados obtenidos por IA, entregando productos y servicios que satisfagan al cliente con ventajas competitivas reales.

Reflexión: La transformación digital, donde la IA es una herramienta, llegó para quedarse. ¿Ya pensó cómo va realizar el proceso de transformación digital en su organización?¿Cómo impacta en la gente? ¿Cómo puede incorporarla a la vez de desarrollar nuevas capacidades en su gente? Revise si su estrategia – gente – procesos estén alineados para esta transformación, porque digital no es solo herramientas, incluye gente y procesos. Lo podemos ayudar a alinearlos entendiendo donde está la oportunidad.

  

Informes: info@b2v-sf.com; Tel. 47481266;  www.b2v-sf.com