Una buena fórmula = Ser Asertivo + Ser Resiliente

Por: Jorge Papadam Adam

“No conquistamos la montaña, sino a nosotros mismos" Edmund Hillary

¡Ojalá hubiera una fórmula mágica! Cómo bien lo sintetiza el primer montañista en alcanzar la cima del Everest, la clave está en conquistarse a sí mismo y esto requiere ir paso a paso, con constancia, respeto y decisión.

A medida que nos vamos acomodando a trabajar en forma remota, requerimos ser más asertivos y resilientes dentro de nuestros equipos de trabajo para potenciarnos y alcanzar nuestros objetivos.

Formula del Ser Asertivo

Ser asertivo significa expresar pensamientos y sentimientos de forma honesta, directa y correcta. Implica respetar los pensamientos y creencias de otras personas, a la vez que se defienden los propios. Algunos ingredientes necesarios para desarrollarla son:

  1. Ser respetuoso: El respeto significa ser capaz de reconocer la dignidad del otro, pero también la propia. Esto, a su vez, se manifiesta como consideración frente a las necesidades propias y ajenas. También como deseo de aceptar a cada quien como es.
  2. Ser claro y directo: Por un lado nadie sabe lo que quieres, a menos que lo digas. Por otro lado el lenguaje no es inocente. Entre otras consideraciones, es importante hablar desde tu propia posición (“yo deseo/pienso”) de forma positiva, sin pedir perdón o justificándote, ni prejuzgando o agrediendo.
  3. Cuidar el lenguaje corporal y tono de voz: El buen uso del contacto visual, el tono de voz y el lenguaje corporal al comunicarse con otros es vital si deseas inspirar confianza e influir en otros. Cuán más importante es en remoto y con cámara prendida, el cuidar cada detalle para captar la atención.
  4. Tener escucha activa y verificar la escucha: Podrás expresar mejor tu punto de vista, al comprender las opiniones y sentimientos de la otra persona; prestando atención, realizando preguntas y sintetizando con tus palabras lo que has escuchado.

Fórmula del Ser Resiliente

Ser resiliente es la capacidad para afrontar la adversidad, lograr adaptarse, e incluso transformarse positivamente a través de ella. Algunos ingredientes necesarios para desarrollarla son:

  1. Encontrar un propósito: Debes estar convencido que tus esfuerzos no son en vano. Esto es aún más importante cuando lo observas en tus líderes o actúas como líder, dando respuesta a tu gente del ‘para qué’ de los esfuerzos esperados, antes que escudándote detrás de simples frases tales como “porqué lo dijo el jefe …”
  2. Envisionar entereza y optimismo: Imagínate donde quieres estar una vez superado el problema. El ejercicio de proyectarlo en tu mente y sobretodo en tu corazón es muy poderoso. 
  3. Recalibrar las expectativas: El principal causante de estrés es sentirse siempre debajo de las expectativas. En determinadas circunstancias, no es momento de exigencias irrealistas, ni idealistas que no puedan sostenerse. Tener Rutinas, cierta disciplina y constancia es importante! Llevar el “to do list" y el “to be list" actualizado, ordenado y priorizado. 
  4. Cultivar relaciones gratificantes: Tener un sólido grupo de apoyo, familia, amigos, conocidos con quienes conectarse, compartir y disfrutar. ¡Recuerda el poder del Humor! Es un fuerte signo de nuestra resiliencia interna.

¿Hay un común denominador?

La combinación de ser asertivo y resiliente conlleva a:

De modo de alcanzar los objetivos que nos hemos propuestos. 

Reflexión: ¿Has expresado tus sentimientos de forma clara y honesta? ¿Tu propósito está alineado con el de tu Organización? Tener claro “mi” propósito y luego alinear en función a ello: “mi”· pensar-decir-hacer. 

En B2V podremos apoyarlos en encontrar esta misión de vida, visión del cambio y trazar el mejor camino para cada uno, ya sea personal o de empresa.

Informes: info@b2v-sf.com; Tel. 47481266;  www.b2v-sf.com