Cultura Centrada en Cliente

El proceso para agregar valor al cliente requiere una transformación integral, poniendo al cliente en el centro de las decisiones. Para ello es importante comprenderlo en todos los aspectos y ajustar la estrategia, la cultura, los procesos y la tecnología al mismo. Para que el cliente tenga con nuestra empresa una conexión emocional única la experiencia integral de compra y post-venta deben ser diferenciales a la competencia y los aspectos comerciales competitivos. El producto que entregamos es el resultado de analizar y entregar valor dependiendo del ciclo de vida del cliente, la experiencia del cliente y la oferta de valor que podemos ofrecer al cliente.